Merecer

image

 

A veces, cuando las noches son un poco más oscuras y un poco más calurosas de lo que para mí es la norma, pienso en las cosas del mundo. Reposo sobre el piso frío y desencadeno una reacción alquímica que no tiene explicación química. Se me ocurre que no me merezco nada. Que palabra tan linda, merecer. Que palabra tan astuta, implica tantas cosas. Implica mérito, trabajo,  ¿suerte? , implica tantísimo esfuerzo, implica que te la otorguen. Es tan importante, el merecer.  Si mereces algo, eres impune, no se hable más. A veces siento que no merezco mi casa, mi ropa, mi dinero, las noches largas y épicas, las risas cortas y estoicas. Que no merezco a mis amigos, tan vehementemente amados, tan vehementemente importantes, tan inherentes en la narrativa vital. Que mi familia, la sangre, es un espejismo cruel, tan trascendental y eterno.  Pero qué cosa del mundo, nunca cesa. Y como no cesan las ganas, la sed y el hambre, estarán siempre la inapetencia, el agua y el pan. Entonces, merecer no importa, lo tomas y ya. No es robar, sino, tomar, apoderarte: sin miedo. Sin miedo siempre. Sin miedo de mí. Sin miedo de nadie.

Advertisements

About echevel

Fanática de la cordialidad y el buen gusto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: